Librando otra guerra en Abril

Plaza de la Bandera. Foto: José Sillé

Nos encuentra abril en medio de una guerra diferente, con un enemigo invisible con el que hasta nos hemos estado, poco a poco, acostumbrando a vivir, hasta que, al menos, a juzgar como se está enfrentando en nuestro país, en parte, él se derrote a sí y termine esta pesadilla que nos ha sometido a lo que ya casi es un estilo de vida.

La batalla que se está librando con el COVID-19 es, por demás, un reto que nos ha hecho, no solo incorporar un conjunto de palabras a nuestro vocabulario cotidiano, hacernos sentir expertos en la materia, medir nuestros niveles de paciencia y confrontarnos a nosotros mismos como ciudadanía.

* Confinamiento * Mascarilla * Retenes * Toque de queda * Aislamiento * Distanciamiento Social * Contagiados * Recuperados * Asintomático *

La batalla de este peculiar abril nos hace sentir como soldados atrincherados que esperamos pacientemente que anuncien que el famoso «pico» marque el inicio del descenso, pero ¿aprenderemos los mensajes?

Plaza de la Bandera. Foto: José Sillé

Es probable que en el afán por encontrar respuestas a muchas de nuestras cuestionantes, nos caigamos en una distracción que no nos permita aprender algunos importantes mensajes. Nunca antes habíamos estado en medio de una incertidumbre como ésta, en vísperas de unas elecciones presidenciales, muchos suspendidos en nuestros trabajos, muchos con compromisos financieros muy serios, con temor a una economía desfavorable y dependiendo de que surja una vacuna en algún país del mundo. Muchos sin saber remotamente cuándo volveremos a la normalidad, sin saber, en definitiva, cuándo se acabará esta guerra.

La posible diferencia que tiene esta batalla de abril 2020, con la que libramos aquel abril del 1965, es que las armas son muy diferentes y ganarla dependerá mucho de las estrategias que cada quién emplee para salir adelante maniobrando con la parte psicóloga, los desmanes económicos, mucha especulación, hasta discusiones entre amigos, hartazgo de encierro y alteración de la paz por aquellos que violan el toque de queda. Esperemos que pronto venga la soñada tregua para sentirnos haber librado otro difícil abril en la historia de nuestra República Dominicana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: